Búsqueda personalizada

26 diciembre 2006

Tecnodependientes

Qué raro se me hace escribir un post con bolígrafo y papel.

Estoy sentado en un sofá de orejas, en casa de mi abuela, y desde esta perspectiva estoy viendo un televisor, cuatro relojes de pulsera (2 digitales), una cámara de fotos digital, un mp3, las luces del árbol de navidad, un radiador... y, sin embargo, siento que me falta algo. Sí, es el mono tecnológico. Es en un lugar como este, donde realmente te das cuenta de lo enchufado que estamos a la tecnología.

Te levantas y ves que el móvil está apagado debido al frío del pueblo, pero no te molesta pues no tienes que madrugar para ir a la universidad. Sales de la habitación, te vistes y ¡vas a desayunar!, cuando realmente lo que harías en tu casa es encender el ordenador, o ver las descargas y el correo, en caso de que no hayas apagado el ordenador en semanas. Te acuerdas del mando de la televisión cuando estás sentado al calor del brasero y no hay nada que ver en la tele salvo Raphael y su programa navideño... Y hechas algún que otro solitario ¡con cartas de verdad! pues no puedes quedar con Paquito por gtalk o mandar un mail a Luisete para echar una partidilla a la Play.

En fin, voy a ir cerrando el post que si no tengo que pagar otro euro por el puesto informático en el que estoy escribiendo... :-P

No hay comentarios: